QUE VESTIDO ME PONGO PARA MI BODA

El traje, además de levantar expectación, es uno de los aspectos de la boda que más daño hacen al bolsillo. Y si a eso le sumas la lógica ilusión y que probablemente será el vestido más importante de tu vida… ¡Menuda decisión! Deja las ansiedades de lado y disfruta de la caza y captura del vestido que te haga sentir como una reina y no consientas que tal tarea se convierta en un quebradero de cabeza.

Por eso, antes de lanzarte en una frenética carrera por todas las tiendas y talleres de tu ciudad, debes conocer las opciones que te ofrece el mercado. Y la primera decisión que tendrás que tomar es si quieres un vestido hecho a medida o prefieres uno listo para llevar. Ambos tienen sus ventajas y desventajas, y lo mejor es conocerlas para no llevarte decepciones y sí muchas alegrías.

Imagen

LISTO PARA LLEVAR

Es lo que en el lenguaje de las pasarelas se conoce como pret a porter y ofrece vestidos para todos los gustos y bolsillos. Seguro que conoces las firmas Pronovias y Rosa Clará. Pues además puedes llevarte a casa un diseño de Balenciaga, Carolina Herrera, Dice Kayek, Sybilla, Victorio &Lucchino o Hannibal Laguna, entre otros.

Su principal ventaja es que lo que ves es lo que te llevas. Pruebas, te miras al espejo y si te gusta ¡hasta te lo puedes llevar puesto! Sólo tendrás que esperar a que te hagan los arreglos oportunos para adaptarlo a tu cuerpo, así que las sorpresitas de última hora están descartadas. Además, la oferta es lo suficientemente amplia como para adaptarse a todos los gustos.

Y en cuanto a los precios, de todo hay en la viña del señor, aunque siempre te saldrá más barato que confeccionarte uno en exclusiva. Puedes encontrar un vestido precioso desde los 1000 hasta los 6000 Euros, dependiendo de la firma que haya diseñado el vestido.

CONFECCIONADO A MEDIDA

Si buscas algo exclusivo y personalizado o has mirado ya en varias tiendas de novias y no has encontrado el vestido que se adapte a tu gusto, entonces debes acudir a un profesional de la costura.

Por suerte, en España hay muchos y muy buenos. Cada uno tiene su estilo propio, por lo que te recomiendo asesorarte antes de ir. Mira fotografías o pregunta a esa amiga tuya quien le hizo ese vestido de novia que tanto te gustó.

Y no seas tímida. Concierta una cita con cada uno de los modistas que te interesen (todas las novias lo hacen) y así, además de conocerle personalmente, puedes pedirles presupuesto para no llevarte un susto cuando ya sea demasiado tarde.

Es fundamental que entre la persona que vaya a hacerte el vestido y tu haya buena conexión desde el primer momento. La confianza y la comunicación son básicas. ¡Recuerda que vas a ponerte en sus manos y que hasta prácticamente la prueba final no verás el traje definitivo!

Lo primero que hará el o la modista será escucharte. Cuéntale qué idea tienes, si es que lo tienes claro, o pídele que te asesore si estás hecha un lío. Si es un buen profesional sabrá aconsejarte.

A continuación o en la siguiente cita, la mayoría te pondrá varias telas por encima para ver como te sientan y que te hagas una idea. Alguno te hará un boceto en papel de tu diseño e incluso los hay que tienen algunas piezas guardadas para que el esfuerzo imaginativo sea menor. A partir de ahí, la suerte de tu vestido está echada. Prueba a prueba irás viendo como tu idea toma forma.

La lista de los talleres en España es enorme. En cada ciudad, hay un profesional dispuesto a interpretar los sueños de una novias y con presupuestos muy variados. Todo depende del prestigio del elegido, de la calidad de los materiales empleados y del trabajo que lleve la confección. Aún así, será muy difícil encontrar un vestido por debajo de las 2500 Euros. Eso sí, será exclusivo.

Y por último, unos breves consejos que debes tener en cuenta:

– Pruébate, pruébate y pruébate hasta la saciedad tantos vestidos como haga falta hasta que encuentres tu estilo. Lo que te gusta no tiene porqué sentarte bien, no lo olvides.
– Ten siempre en cuenta la época del año en la que vas a casarte, así como la hora y el lugar de celebración. La regla de oro de la elegancia es no desentonar con el entorno.
– Si vas a acudir a un taller, déjate asesorar, que para algo son profesionales.
– En ningún caso rompas con tu estilo. Tu vestido debe reflejar tu personalidad.
– Y no olvides que la que se casa eres tú, ¡así que elígelo a tu gusto!

¡Mucha suerte!

Entra en nuestra web plasmalia.es y descubre tu reportaje de boda a medida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: